Análisis de la FinePix X100, confirma la excelencia de su óptica y sensor


La FinePix X100 no es una cámara para todos, aunque todos los ligados a la fotografía o su gran mayoría, seguro que la anhelamos, su excelente diseño retro es sin duda su factor de venta más atractivo, aunque no el único, el reciente análisis publicado en Dpreview, ha confirmado la fantástica calidad óptica del Fujinon 23mm f/2.0, que brilla al centro y bordes, su gran captor CMOS de 12MP, presumiblemente fabricado por ellos mismos, con bajísimos niveles de ruido incluso en sensibilidad altas, el bien logrado visor híbrido, amplio y claro, con detallada información de los principales parámetros, y un silencioso obturador, al mismo estilo de las telemétricas. Sin embargo, lo que se le critica no es poco, el hecho de que su óptica sea fija ya es una limitación, el lento autoenfoque, comparado con otros modelos compactos sin espejo, ha salido también a la luz, el enfoque manual electrónico, antes ya comentado en el blog, puede ser una limitación por su lentitud, aunque según se indica, es preciso, la lenta escritura (sobre todo cuando se dispara en RAW), la sólo regular autonomía, la confusa interfaz, la ausencia de estabilizador y la pobre implementación del video, podrían alejarlos del modelo más mediático de toda la era de la fotografía digital. En lo que a mi respecta, esperaré a una futurible FinePix X200, que espero permita el intercambio de ópticas, que sería como tener una Leica de los pobres, claro, salvando las distancias.

Dpreview

Comenta

Publicar un comentario en la entrada